Francisco Porras, Weber Shandwick

Submitted by: Emilio Oviedo 26/01/2016

Francisco Porras, director general de Weber Shandwick España habla sobre las campañas de comunicación en la era del engagement.

El sector de la comunicación ha experimentado una revolución interna fascinante en los últimos diez años. Hemos visto cómo las grandes consultoras y agencias de comunicación han pasado de ser gabinetes de prensa a ofrecer unos servicios cada vez más sofisticados, más cualificados y destinados a ofrecer soluciones a la toma de decisiones al más alto nivel empresarial.

El gran reto ha pasado por convertirnos en un partner de valor para nuestros clientes. En Weber Shandwick, como compañía multinacional dedicada a la comunicación y las relaciones públicas, disponemos de una formidable red internacional que nos permite trabajar con compañías que son auténticos referentes globales en su sector. En este sentido, y con la perspectiva de la evolución antes comentada, hemos observado de cerca la evolución de un sector que hace un par de décadas estaba basado eminentemente en el papel y que ha tomado forma en soportes que demandan campañas 360º con un marcado componente digital.

Las campañas de comunicación, pero también las de marketing y publicidad, consolidan una tendencia generalizada hacia el engagement, esa generación de conversación y vinculación entre los públicos de una empresa que en Weber Shandwick ya incluimos en nuestro claim hace algunos años. Las tradicionales relaciones con los medios, los clippings y las notas de prensa siguen estando en las planificaciones estratégicas de las grandes compañías, pero la dispersión de influencers, actores y canales reta a las empresas a tener visión y a apostar firmemente por campañas que arriesgan. La era del engagement es precisamente eso: romper los moldes de la comunicación tradicional y saber adaptarse a las circunstancias en un entorno 360º donde además de los medios, en muchos casos hay que contar con los bloggers, los movimientos sociales, el ámbito académico, y las relaciones con otras empresas, entendidas como diplomacia corporativa, e incluso las administraciones públicas.

En este sentido, las grandes campañas de contenidos han encontrado en los medios digitales y en las nuevas formas de comunicación online un formidable entorno para generar relaciones de valor, especialmente en el sector del gran consumo, y en el que mantener la relevancia y la reputación de una marca es un elemento crítico para la marcha del negocio. No obstante, los medios impresos siguen conformando un canal imprescindible por el que seguir apostando, tanto por los impactos de calidad que son capaces de generar, como por el perfil de público al que llegan. La confluencia de los canales impresos y digitales plantea la necesidad de concebir, pues, campañas multicanal destinadas a la generación de engagement entre nuestros públicos y ancladas a los ejes estratégicos de negocio.